Friday, 24/11/2017 | 1:50 UTC+1
Culpable y Perdedor

Reseña de La Saga de los Bojeffries, de Alan Moore y Steve Parkhouse

La Saga de los Bojeffries Book Cover La Saga de los Bojeffries
Alan Moore y Steve Parkhouse
Planeta
Rústica
96

Jobremus Bojeffries vive como cualquier otro padre, trantando de mantener la paz en una casa repleta con dos hijos revoltosos, dos tíos, un bebé y el abuelo Podlasp. No importa que sus integrantes sean hombres lobo, vampiros o fantasmas.

Lo de La Saga de los Bojeffries es una de esas cosas casi de justicia. Con cerca de treinta años desde que se empezasen a publicar, no ha sido hasta el año pasado cuando la editorial Top Shelf se animó a recopilar todas las historias en blanco y negro (la anterior recopilación de Tundra añadía color) añadiendo una nueva historia de 24 páginas.

La saga de los Bojeffries empezó a aparecer en los años ochenta en la revista británica Warrior, la misma en la que a Alan Moore le publicaron Miracleman y V de Vendetta. La idea básica es la de una familia “peculiar” al estilo de los Munster o los Addams pero con un sabor puramente británico. Moore demuestra a lo largo de los años no sólo un sentido del humor punzante, sino también una afilada capacidad de deslizar estampas reconocibles de la sociedad británica de las últimas décadas en la obra. No deja de ser interesante ver cómo todo empieza en una típica casa de alquiler municipal en un barrio de respetable clase trabajadora y, años después, vuelve al mismo lugar para ver cómo el entorno se ha degradado, predominan los chavs (el equivalente brit a los canis españoles), el amarillismo y Gran Hermano.

Steve Parkhouse aporta con su dibujo una riqueza de matices que va desde la viñeta humorística de periódico al gótico de Gorey y Addams. El paso del tiempo entre las diversas historias resulta evidente al pasar de una a otra, pero el tono general se mantiene y no hay nada que desentone realmente.

Conociendo la minuciosidad de Alan Moore en obras como Watchmen, V de Vendetta o From Hell, no deja de resultar llamativo lo anárquica que resulta esta Saga de los Bojeffries, con su disparidad de formatos y su periodicidad laxa. El conjunto, muy beneficiado por el material nuevo añadido para la ocasión y, en general, por el excelente trabajo de Steve Parkhouse, cuenta con los suficientes argumentos como para ser mucho más que una pieza para completistas del escritor británico y, por cierto, con muchas más capas de las que puede parecer a primera vista.

About

Translate »